jueves, 18 de noviembre de 2010

HOY


Con mi obsesivo concepto de la igualdad entre los seres humanos, que de hecho no ha sido así desde los comienzos, ya que los tan mentados primeros habitantes ¿? de la tierra debieron cometer incestos, matanzas y otras yerbas, sigo con un derrotero que me lleva de la manos al Congreso de la Nación.
Congreso de la Nación. El que en 1863 Guillermo Rawson, ministro del Interior de Bartolomé Mitre aprobó y firmó los planos del arquitecto cordobés Jonás Larguía, sito en Balcarce y Victoria.
El 12 de mayo de 1864, con Elizalde, el Gral. Gelly Obes, Costa y Dalmacio V. Sarfield luego de su discurso inició el período inicial de sesiones.
40 años después, en 1864, con la federalización de Buenos Aires, abruptamente trasladaron senadores y diputados al vecino pueblo de Belgrano, (actual museo Sarmiento). Se reunieron 4 meses y previa solución del conflicto entre Avellaneda (Presidente) y Carlos Tejedor (Gdor. de la Pvcia. de Buenos Aires), residiendo allí las autoridades provinciales.
.El 10 de mayo, el entonces Pte. Roca al entrar al recinto, recibió una pedrada a lo que contestó: “ Ésta es la primera cachetada que he recibido en mi vida”. A mi entender hubieran venido bien muchas más.
Wilde, médico, lo atendió, diciéndole : “No es Ud. que la ha recibido, sino el decoro de la República”.
Me pregunto ahora, en estos tiempos nuevos, con aciertos y errores, más de los primeros que de los segundos, con cantidad de escuelas primarias, secundarias, universidades, tantos establecimientos públicos para el aprendizaje de nuestros ciudadanos, ¿ a quién o quiénes ha ofendido con su grosería, su matonaje, este personaje que ocupa una banca en el Congreso? ¿A quién o quiénes hirió en su decoro?
En el boxeo, que no considero deporte, valga quien me contradiga, los boxeadores buscan ganar, por dinero o escalafón en la carrera. La pseudo congresista no tenía cara de deportista al emplear el cachetazo para su venganza o la defensa marital. La pseudo, mostró ineficacia al no tener verba para responder a lo que consideraba insultos. Y si un profesional del debate y la palabra no está capacitado para comportarse, su tarea deberá ser otra.
El Congreso Nacional en estos momentos, me parece un nido de enemigos de la Patria, en busca de no sé cuál es su ganancia o la sé y me ofende, como ciudadana argentina que soy.

5 comentarios:

Mercedes Sáenz dijo...

Me gusto el análisis Sonia. Me gustó como estaba escrito.
Me gustó pensar primero en la civilidad y en la patria.
Un fuerte abrazo
Mercedes Sáenz

Sonia Cautiva dijo...

Gracias Merci.
Lo tuyo siempre es benévolo.
Anduve con problemas, una internación, molestias. Ya va pasando. Tengo ganas de verte y lo haré.
Un abrazo como siempre un cariño a la familia linda.
Sonia

Eliane dijo...

Muy bien Sonia...muy bien analizado y estoy de acuerdo contigo. Un abrazo
PD.viste en mi blog, el comentario del Encuentro en Mar de Ajo?

Beatriz Fernández Vila dijo...

La oposición perdió el rumbo definitivamente. En medio del odio que los ciega y no les deja vivir la realidad, han perdido para siempre la esencia de la política. No construyen espacios por culpa de esa ceguera. Proceden por reacción a las acciones de la presidenta. Y delegaron sus propias acciones en mano del periodismo (antiguamente intocable) que también perdió el rumbo, para convertirse en una payasada con la que se realimentan mutuamente. Por suerte en el gobierno de la nación hay una presidenta del calibre de Cristina. Favorable para el pueblo, muy desfavorable para esta oposición oportunista y de dudosa militancia. Un abrazo Beatriz

Sonia Cautiva dijo...

Merci, Eliane, Beatriz, concordamos en el concepto.
Agrego que cuando los opositores se convierten en enemigos, hacen un terrible daño al Estado. Y pareciera que aún no se entiende que el Estado no es el Gobierno y al Estado hay que defenderlo y no perjudicarlo.
Un abrazo.
Gracias por las respuestas. Muchas gracias.
Sonia