sábado, 11 de diciembre de 2010

¡ QUÉ VERGÜENZA!
NO ENTIENDO NO QUIERO ENTENDER

El dolor intenso opaca mi razón. No puedo, no quiero entender.
¡Qué vergüenza! Què vergüenza me da mi país. Este país donde aprendí a amar la bandera, el escudo, el himno.

Soy argentina, mis padres también nacidos tambièn ellos en la Capital, mis abuelos italianos y catalanes. Pero mi Patria es ésta y no entiendo que hayan otros pocos como yo, que olvidan que sus antecesores vinieron de los barcos. Algunos muertos, no, re muertos de hambre y otros, con dinero pero escapando de la guerra.
No entiendo que los que no son ateos, como yo, que son seguidores de Iglesias que proclaman la igualdad de los seres humanos, dejen de ser humanos para convertirse en fieras xenofóbicas.
Personas que apoyan que un demente quiera una ciudad de elite, para turistas, para shoppings, para esparcimiento, cuando existen otros seres humanos que no tienen donde apoyar sus huesos, que carecen de trabajo, que no tienen agua, que no pueden hacer sus necesidades en forma normal y pudorosa, que considere necesaria a la “infantería” para "conciliar "(me trae recuerdos cercanos”) y mucha vergüenza.
Sí, tengo mucha vergüenza, quisiera por momentos no ser argentina para no padecerla.
Pero es inútil, cualquiera se aroga el derecho a ser xenofóbico.
Olvidan que España nos dejó entrar en carácter de personal doméstico aunque se tuvieran títulos universitarios. No se enteran, gracias a los medios comprados, que en Grecia se están matando, que Inglaterra está en una de sus peores crisis, como Francia y el país del Norte. Me apena que intereses muy mezquinos, cuyo motivo está bien claro, echen contra sí a pobres contra pobres.
Éste es el mismísimo instante en que preferiría no tener nacionalidad.
Y personalmente, como ciudadana, creo firmemente que el Jefe de Gobierno, que tiene graves problemas con la ley, debe dejar sus ambiciones, abandonar la hipocresía y declinar el cargo que no honra.
Y si algo queda de esa vergüenza que yo tengo y a tantos les falta, es imprescindible que dejen gobernar a la Presidenta, ya que si el viento cambia a favor de otros, se darán el gusto de volver a épocas pasadas como siempre que gobernó la oligarquía.


MEMORIA VERDAD JUSTICIA PAZ
NO A LA DESIGUALDAD - A LA XENOFOBIA
SÍ A ESTE PAÍS TENIENDO EN CUENTA LA CONSTITUCIÓN ARGENTINA, PROCLAMADA PERO NO OBSERVADA.

3 comentarios:

Mercedes Sáenz dijo...

Tan bravo como cierto Sonia. Me quedo sin palabras.
Un fuerte abrazo
Merci

Eliane dijo...

Sonia, lo has dicho todo...no hay nada para agregar!
Muchos besos

Hilda dijo...

Si encuentras ese país, allí quiero vivir contigo, allí, compañera