miércoles, 28 de enero de 2009






Carta a Juan Francisco

Carta a un niño amado
¿Cómo agradecerte nieto querido tu delicadeza de alcanzarme un desayuno, cuando me quedé dormida tras una noche de insomnio de los dos?
Hubieron dos hombres en mi vida que lo hicieron mientras estuve junto a ellos, mi padre y mi esposo. Y ahora aparecen tus manos con una bandeja y llega a mi corazón el tuyo.
Gracias nieto, gracias por la ayuda que me das y tus recomendaciones.
Voy a hacerte caso.
Gracias Juano.
Tu abu

5 comentarios:

Mercedes Sáenz dijo...

Estas letras, estas líneas hablan del amor de su abuelo, hablan amorosamente de un niño que sin conocerlo se siente el amor hasta desde aqui afuera. Un abrazo. Merci

Maria Rosa dijo...

Ya ves Sonia, la vida depara estas pequeñas cosas que nos hacen sentir vivos, por ellos entonces hay que estar bién.
Un abrazo
maría Rosa

Maria Rosa dijo...

¡Que niño tan bonito es Juan!
!Así debe ser su alma!

Sonia Cautiva dijo...

Gracias, amigas, escritoras, poetisas de la vida.
Las quiero , Merci, María Rosa.
Un abrazo
Sonia

josé dijo...

Tiernísimo Sonia, eso es impagable en alguien cualquiera pero, viniendo de un niño esa actitud no tiene precio, solo se otorga y se retribuye con amor. Por otra parte tú debes merecerlo ampliamente, se cae de maduro no?