miércoles, 9 de julio de 2008



Qué hizo que marchara prontamente a una presentación?”
Mujer de no premoniciones, justamente, no fue premonición.
Sabía, supe de antemano que me encontraría con una mujer
sencilla, humilde de su obra, pero poseedora del estilo y estirpe de las mujeres de clase.

Encontré una Merci, Mercisa, Mercedes Sáenz con toda la realeza de las escritoras de raza. Por el halo que la envuelve, por las sensaciones que provoca cuando su cuerpo ágil se desplaza en la atmósfera que la rodea, por los padres que la engendraron.

Compartí con gente que no conocía, exceptuando a su padre, el importante escritor Dalmiro Sáenz y el no menos, escritor y periodista Esteban Peicovich, un acto delicioso, simpático y colmado de ingenio.

La presentación con “su cuento” del Editor de Velas al Viento, Rubén Eduardo Gómez, fue un regalo para el oído.
El diálogo de los tres escritores, Mercedes, Dalmiro y Esteban, un disfrute (perdón por la confianza) y tener en las manos el libro “filos de lata”, título para pensar y desgajar, con una portada espléndida de Laura Elizalde, otro regocijo.

Quiero, desde este blog mío, en el que vuelco lo que pienso, felicitar a la escritora Mercedes Sáenz.

Merci, hermosa la presentación de tu libro, la música con Lerner en el fondo, la fotografía de Isabel Capdevila, todo en un conjunto delicado y precioso. Redondo, redondito.
Volví metiéndolo en mi corazón, ya desde las dedicatorias.

Gracias por tu entrega en las páginas a veces en blanco que muchas veces no se sabe cómo enfrentarlas pero para vos no tienen secreto.

…y leer el envés
Muchas veces en la historia de los hombres los hijos engendraron a los padres.
Mercedes me engendró con esa mala fe de mina divina hace varios años.
El primer asombro que me provocó fue el de nacer y el último este libro.
Este libro es
.
Dalmiro Sáenz….
otro deleite más.
Felicitaciones.
Un abrazo



2 comentarios:

mercedes sáenz dijo...

Pude entrar a este nuevo espacio!!! Primeero te felicito por lo cálido del lugar y después querida Sonia, por las palabras que alli pusiste para nosotros. Porque hablás un plural y un singular generoso y muy afectuoso que no sólo me llega a mi sino a todos los que participaron en el día de ayer, presentes o no. Te lo agradeco personalmente y en el nombre de todos. Me conmovió muchísimo y para variar, señora escritora, me encanta cómo está escrito. De todas formas lo mejor fue tu presencia ayer y todo el cariño que nos demostraste. Mi familia habló un buen rato de vos, de tu personalidad, tu carisma y tu generosidad. Entonces les dije que te lean. Lo harán! Un abrazo enorme y nuevamente gracias. Merci

Alejandro FIGUEROA dijo...

Sonia! Querida amiga virtual! Son tantos tus elogios y tu generosidad para conmigo que voy a designarte mi "abuela postiza" (las de verdad se fueron hace mucho y tus permanentes "caricias" al alma me hacen ponerte este verdadero titulo nobiliario..!)
Prometo pasar más seguido a visitarte, como corresponde a un nieto (aunque sea postizo).
Gracias por todo. Y a seguir...

Besos