domingo, 7 de octubre de 2007

LA CHALINA DE ISADORA




Cuello inquieto
envuelto en seda
quédate, no te muevas.
¿No ves que la anilla
pretende lastimarte?
¿No ves que el aura cruel
aprieta más y más?
Cuello tierno,
has sido lastimado
junto a la dueña del
espacio
con alas en los pies

1 comentario:

Mercedes Sáenz dijo...

Acá sí que la debilidad traiciona. Me parece una mujer poco comparable, especialmente para su época. Y tu poema, hermoso poema, redondea casi en un giro de baile, perfecto, describiendo una parte de quién era capaz de bailar cualquier sonido. Felicitaciones!!!!Merci